Consciencia de nuestro cuerpo

Consciencia de nuestro cuerpo

Escrito el 26/09/2018
Miriam Di Paolo


Yoga nos ayuda a tomar consciencia del cuerpo, sus partes, articulaciones, tendones y músculos en cada movimiento. La combinación de una alimentación saludable y la práctica regular del yoga, da unos resultados asombrosos para la salud.

El hígado tiene muchas funciones esenciales. Es un potente desintoxicarte y depurativo. Purifica la sangre. Procesa las grasas, tanto las buenas como las malas. Si el hígado está sano y fuerte puede hacer un buen trabajo para ti. Ciertas posturas de yoga estimulan la fuerza vital del hígado de manera profunda, lo que da como resultado un funcionamiento óptimo.

El movimiento suave, concreto y focalizado en la zona que se está trabajado y poder llevarlo a lo cotidiano es estar Aquí y Ahora. El Cuerpo-Mente viven juntos, Darse Cuenta de los resultados, estar consciente del caminar, del bailar, moverse libremente, es ocuparse de sentirse mejor y así ser Feliz.

Al ver los cambios en el cuerpo, desear una transformación desde nuestro interior, a partir de la alimentación y el pensamiento. Un ser espiritual, no es otra cosa que la manifestación del pensamiento en acción.

El momento de comer debe ser una ceremonia, sería conveniente agradecer a la madre tierra, al universo, por los alimentos, que nos ha brindado. Crear un lugar agradable, quedar en el silencio, compartir una charla placentera, saborear lo que está llevando a la boca.

Elija la calidad de los alimentos, preferir siempre naturales, los de cajas, enlatados, están procesados con componentes químicos y conservantes, que el cuerpo desconoce y altera la digestión. Comprar los cereales sueltos en negocios especializados. Verduras y frutas preferir siempre los que corresponda a la estación, estos son los que realmente necesita el cuerpo.

Cambiar es cambiar, la naturaleza todos los días, nos da la oportunidad de hacerlo, en la tierra se encuentran todos los componentes químicos necesarios.

Un trabajo interior nos permitirá convertirnos en seres espirituales, que es el origen de la vida misma, en ese estado de consciencia no existe dolor ni la enfermedad, solamente el AMOR.

Mirian Di Paolo / Profesora de Yoga Terapéutico