Postres Saludables

Postres Saludables

Escrito el 19/04/2019
Juan Luis Reyna


Lo que conviene saber acerca del uso del azúcar:

El azúcar refinada es una sustancia sólida, blanca, muy dulce, más o menos cristalina, soluble en agua, y que se obtiene del jugo de la caña de azúcar (guarapo), de la remolacha y de otros vegetales, por cristalización después de evaporada el agua sobrante.

Creemos que el azúcar tiene su lugar en la alimentación, para endulzar moderadamente. Habrá que tomar en cuenta que hay que evitar el abuso de esta sustancia por las siguientes razones:

Es un alimento privado por completo de vitaminas y minerales y su combustión requiere vitaminas del complejo B. Al producir «calorías vacías» quita el lugar de otros alimentos que contienen carbohidratos acompañados de vitaminas o minerales o proteínas o de las tres cosas.

En los niños, el uso de caramelos y dulces fuera de hora o antes de las comidas, es una de las causas de inapetencia. El azúcar, si tiene más de determinada concentración (para algunos el 6% para otros son cifras más altas) produce irritación del estómago, exceso de acidez gástrica y también irritación del intestino delgado.

El exceso de azúcar y alimentos dulces tiende a producir obesidad en el predispuesto a ello.

También el consumo excesivo de azúcar refinada predispone a la arteriosclerosis, porque aumenta ciertos lípidos de la sangre, tales como los triglicéridos y a veces también el colesterol sanguíneo.

Al consumir alimentos dulces, la pequeña cantidad de azúcar que queda en la boca tiende a fermentar y producir sustancias ácidas que son un factor importante de las caries dentarias. Por esta razón, cada vez que se rigiere algún alimento dulce es aconsejable lavarse la dentadura y por lo menos enjuagarse la boca.

En ciertas personas, el consumo de mucha azúcar estimula la secreción de cantidad excesiva de insulina por parte del páncreas y se puede producir la disminución de la cantidad normal de la glucosa en la sangre.

Por todas estas razones, creemos que los adultos tenemos que tratar de evitar el exceso de azúcar y además acostumbrar al niño a gustar de los alimentos sin el añadido de mucha azúcar.

El azúcar y lo dulces forman hábitos especialmente en los niños, llevándolos a preferir los dulces y no comer aquellos alimentos esenciales para su crecimiento y desarrollo. Desafortunadamente es grande el empleo del azúcar en las comidas. Las tortas, los budines, pasteles, dulces, compotas, etc., son causas activas de indigestión. Los flanes y budines cuyos elementos principales son la leche, huevos y azúcar, resultan sumamente dañinos para nuestro organismo. Debemos evitar el uso abundante de leche con azúcar.

RECUERDE QUE:

  • las frutas frescas preferentemente de la estación deben consumirse a diario.
  • usar postres una o dos veces a la semana, no más.
  • la pectina, contenida en las frutas frescas, sobre todo en las manzanas y peras, ayudan a mantener el nivel del colesterol.
  • la manzana es un fruto riquísimo que contiene principios nutritivos fundamentales, gracias a las numerosas sales minerales, oligoelementos y vitaminas que contiene, un viejo proverbio inglés sostiene que 1 manzana por día mantiene al médico lejos. Para que la manzana cortada no se ennegrezca, rocíesela con jugo de limón.
  • se recomienda el consumo de cereales integrales, verduras, frutas, especialmente manzanas, pues son su­periores a cualquier otra fruta.
  • el jugo de zanahoria tiene un papel importante en el rejuvenecimiento del hígado y también efectos curati­vos y nutritivos sobre el colon ya que repone la flora intestinal, permite una adecuada eliminación y hace posible la digestión.
  • los jugos de frutas cítricas (naranja, pomelo, mandarina, limón) y ensaladas de frutas, deben consumirse in­mediatamente después de preparadas pues pierden muy rápidamente sus vitaminas.
  • la miel, además de ser muy nutritiva, se digiere fácilmente, tiene muchas vitaminas y es aconsejable utili­zarla en lugar de azúcar, especialmente para la alimentación de niños y ancianos (siempre que éstos últimos no sufran de alguna enfermedad, como diabetes, en que esté contraindicada).
  • las pasas de uva o los arándanos secos quedarán mejor en las distintas preparaciones en que se usen, si previamente se las hidra­ta una 1/2 hora.
  • Para reemplazar el azúcar blanca refinada también podemos utilizar stevia, azúcar mascabo o negra.

NARANJAS RELLENAS

LAVAR  6 naranjas grandes y recortar una rebanada en la parte superior a manera de tapa. Vaciarlas con una cucharita. PELAR  y cortar 1 manzana grande, 2 peras, y 2 bananas. Mezclar esto con la pulpa de naranjas. ESPOLVOREAR con 100 grs. de azúcar mascabo y 1 vaso de jugo de naranjas. Rellenar las naranjas.

Enfriar en heladera. Servir adornadas con copetes de crema pastelera.

Si te ha gustado la nota compártela con amigos y familiares. Recuerda que también puedes dejar un comentario si lo deseas.