Para qué las emociones negativas?

Para qué las emociones negativas?

Escrito el 29/07/2019
Carina D. Onetto


Hoy siento que debemos vivir desde la alegría, la paz y la conciencia para poder crear una experiencia con proyección amorosa en alta vibración. La vida muchas veces nos enfrenta a situaciones que producen emociones positivas y otras veces emociones negativas, aunque nos cueste aceptar estas últimas siempre nos ayudan enseñándonos nuevas maneras de avanzar.

Para llegar al equilibrio emocional nos vamos moviendo de una emoción positiva a una negativa, y esto nos permite crecer, aprender y reconocernos en el proceso. Las emociones negativas son necesarias pero nunca hay que dejar que éstas se instalen en nuestras vidas, por ejemplo la ansiedad, que es el miedo que experimentamos a la incertidumbre del futuro, o la depresión u otras similares.

Es importante incorporar herramientas que nos brindan distintas terapias complementarias para lograr salir de esa emoción con diferentes técnicas.
Las emociones negativas primarias han servido a la humanidad para sobrevivir, algunas de ellas como el miedo han desarrollado en nosotros la defensa en caso de peligro como el inminente ataque de un animal salvaje, en este caso el miedo sirve para preparar al cuerpo para la fuga, la inmovilidad o el ataque. Se desencadena una reacción de estrés durante la cual el corazón late con mayor rapidez, el nivel de azúcar en sangre aumenta y las pupilas se dilatan. Toda la acción se centra en el peligro al que nos enfrentamos.

El cortisol, sustancia que genera nuestro cuerpo, sirve para ayudar al organismo a controlar el estrés y contribuir al buen funcionamiento del sistema inmune, pero también puede alcanzar niveles altos por tonterías que no sabemos cómo gestionar. Ahora bien, si esta emoción negativa pasa mucho tiempo en nosotros se produce una baja del sistema inmunológico, por eso es muy importante aprender de la emoción, porque sólo comprendiendola podemos reconocer nuestras partes oscuras y de esta manera comenzar a gestionarlas mejor.

A veces es necesario entrar en situaciones que nos provocan profundo dolor porque gracias a esto se toman nuevas decisiones, modificamos nuestra vida y se producen cambios reales. Tenemos también muchas emociones negativas programadas por lealtades u otros sentimientos, pero sólo son útiles si luego de detectarlas las liberamos y eliminamos, la manera mas eficaz de sacarlas es sintiéndolas, si estoy triste me permito sentir la tristeza, sin que se instale. Las emociones negativas son grandes señales que nos remiten a problemas que estamos experimentando en ese momento aprovechemos para trabajarlas a favor nuestro.

Nunca debemos permitir que una emoción negativa se quede mucho tiempo con nosotros, ya que si lo permitimos  estaremos dando veneno constante a nuestro cuerpo. La rabia que queda instalada en una persona apaga el sistema inmunológico y este no detecta los ataques al cuerpo humano, por lo cual se encuentra indefenso. Casi todos los miedos están proyectados hacia el futuro siempre estamos preocupados por aquello que puede pasar. Quizás sea mejor dejar de pensar en el futuro o en el pasado porque realmente solamente existe el presente, el ahora.
Intenta hacer algo ahora para lograr esa paz dentro tuyo, no pienses en posibilidades de fracaso, solo piensa en hacerte feliz.

Cuando una emoción negativa no es gestionada correctamente se genera un atasco energético provocando malestares, percibimos que estamos bloqueados y no hacemos nada, no nos ocupamos de ella y así sigue contaminando nuestra vida. Entonces hay que poner conciencia y aceptar, por mucho que nos duela es necesario transitar esa emoción, llorar, gritar y sanar nuestro lado más incómodo ese que no queremos aceptar.
También muchas veces nos juzgamos a nosotros mismos, no nos permitirnos estar tristes porque "no puedo estar triste en este momento", nos inventamos excusas para no darnos el momento de aprender de esa situación, tampoco hay que quedarse en esa tristeza pero sí llenarse de alegría liberandola concientemente.

Reconozcamos que existe el problema y que necesitamos descubrirlo, es muy importante saber que si nos damos el tiempo suficiente nos vamos descubriendo y podemos encontrar los recursos adecuados que faltaban para poder enfrentarlo, cómo desarrollar dichos recursos para llegar a la auto observación y a la liberación.

Quien se ocupa de elevar su vibración es alegre y mantiene un equilibrio energético, alejado de bloqueos y fluyendo con la vida.
Para contrarrestar malestares hay que generar serotonina, sustancia responsable de la sensación de placer y bienestar, podemos obtenerlas con meditación o también ayudando a otros, de esta manera elevamos nuestra vibración y acabamos con mucha alegría. Otras formas de controlar naturalmente el estrés es a través de la realización de actividad física regularmente, de masajes terapéuticos o alguna actividad relajante.

Ocupemonos de elevar nuestra vibración incorporando nuevas practicas saludables para vivir con plenitud, busquemos apoyo y acompañamiento con terapias que nos ayuden a transitar más livianos.

Carina Onetto • Fac. Biocuántica Original / Master Reiki / Fac. Tameana / Fac. Meditación